Tradición y hospitalidad

La sede de nuestra empresa es el lugar donde nuestros clientes se acercan a la experiencia que proponemos, una experiencia constituida no sólo por sabores en el sentido gustativo sino también por muchos otros amplios e innumerables matices.

El corazón de nuestra empresa es la Residencia Montecuccoli degli Erri, edificada en 1490, convertida en símbolo de la empresa misma y de su marca principal, L’Antico, que lleva el emblema del Castillo.

Del siglo XVII al XIX perteneció a la noble dinastía de los Montecuccoli, que la adquirió como consecuencia del matrimonio de Francesco Montecuccoli, marqués de Guiglia, con Caterina degli Erri, heredera de Giuseppe Fogliani, obispo de Módena, y fue asimismo la morada del Conde Raimondo Montecuccoli degli Erri, valeroso general, en sus años de juventud. La Residencia pertenece a nuestra familia desde hace generaciones, y es unánimemente reconocida como una de las más prestigiosas moradas históricas de la
provincia de Módena.

En ella se alojó Napoleón III durante su viaje a Módena en 1858, cuando visitó la prestigiosa Academia Militar. 

Cada línea de café producida, además de L’Antico, tiene una estrecha correlación con la morada de la familia, a partir de la línea Montecuccoli, que se inspira en el cuadro del famoso condotiero situado en el salón principal; la línea 1490, que celebra el año en que se edificó la mansión; y la línea Caffè degli Dei, que copia un suntuoso cuadro renacentista de tema mitológico, también éste presente en el edificio.

La Residencia se encuentra en un punto estratégico, a 1 km de la salida de la autopista de Módena Sur y a sólo 20 km del aeropuerto de Bolonia.

Dos pistas de aterrizaje para helicópteros permiten el acceso desde cualquier punto, gracias a una posición estratégica como la confluencia con la autopista del Brennero.

Damos la bienvenida a todos nuestros amigos y socios comerciales, a quienes tendremos el agrado de enseñarles también nuestra planta de producción.

Las habitaciones reservadas para estas ocasiones, dotadas de sala de estar estilo siglo XVI con vista, están rodeadas del verde de un enorme jardín, lleno de las más variadas formas de vegetación. Un amplio salón es el lugar ideal para almorzar y conversar alegremente, reviviendo las atmósferas pasadas.

Nuestros huéspedes tendrán el privilegio de dormir en la cama que utilizó Napoleón III durante su permanencia en Módena en 1858.