Desde 1909, nuestra empresa, una realidad familiar de cuatro generaciones de torrefactores, siempre se ha distinguido por la altísima calidad de sus productos, totalmente torrefaccionados in situ, mezclando las mejores calidades de café importadas directamente del país de origen y despojadas de eventuales impurezas antes de ser enviadas de Trieste a nuestra empresa y luego, por segunda vez, en nuestras instalaciones.

Llevamos adelante la tradición de familia mezclando cafés de diferentes orígenes antes de la tostadura, creando de esta manera una explosión de sabores y aromas perfectamente amalgamados durante el proceso de torrefacción. Por eso nuestras mezclas siempre resultan constantes y uniformes.

Maria Gabriella Cagliari

Cada lote de café se somete a un control precioso y minucioso, desde la muestra de café verde y los granos tostados hasta el producto preparado en la taza, para garantizar los altos estándares de calidad prometidos.

El Dr. Dante Cagliari, que pertenece a la tercera generación de torrefactores de la familia, cuenta con cincuenta años de experiencia en el sector. En 1964 obtuvo su licenciatura en economía en la Universidad de Bolonia, precisamente con una tesis acerca del café, y a continuación asistió a varios cursos sobre el café y sus diferentes orígenes en Anderson Clayton, San Pablo, Brasil. Él mismo, junto a su hija Maria Gabriella, se ocupa de seleccionar cada origen de café, para luego mezclarlo sabiamente y crear un producto exclusivo.

dott. Dante Cagliari

Nuestra empresa se distingue de otras realidades locales por el tratamiento del producto, pues adopta elementos productivos orientados a la excelencia de la calidad, en perjuicio de los costes de producción:

  • Tostadura lenta de 18 minutos

Este procedimiento, más lento y más costoso en términos de consumo de energía, se ejecuta apagando la segunda llama a los dos tercios de la tostadura. El proceso más lento garantiza la conservación de todos los aromas y una torrefacción más uniforme.

  •  Ausencia de recirculación de los humos 

Anulando la recirculación de los humos, evitamos el depósito de olores y sabores desagradables sobre los granos de café. De hecho, los humos de torrefacción contienen residuos y sustancias nocivas como celulosa (no digerible), que preferimos conducir a la chimenea de descarga. Esta medida aumenta la calidad del producto acabado, pero al mismo tiempo aumenta los costes de producción, no permitiendo la recirculación del calor.

    Enfriamiento con aire

Después de la tostadura, enfriamos nuestras mezclas sólo con aire frío, a diferencia de la mayoría de los torrefactores, que prefieren utilizar el enfriamiento con agua. La ventaja del sistema de enfriamiento con agua es evidente: aumentar el peso de los granos (por la absorción de agua) aproximadamente el 5%, con una mayor ganancia. Gracias al enfriamiento con aire, nuestros granos tostados nunca se ven expuestos a moho, garantizando un producto siempre fresco y aromático.

Nuestras Mezclas Premium son muy apreciadas por todas estas características tanto en Italia como en el resto del mundo. La calidad de nuestros productos ha permitido un rápido desarrollo en más de 40 países, que a su vez ha dado un considerable impulso a las importaciones.